El licenciado Francisco Ferreyra, dijo que los resultados se verán en el mediano y largo plazo.

Por su parte, el licenciado Francisco Fernando Ferreyra, funcionario del SEDRONAR, explicó que el curso no pretende la mera transmisión de conocimientos o intercambio de conceptos desde un punto de vista teórico, sino que uno los productos principales que entrega la capacitación es la generación de un proceso de intercambio dinámico y activo entre los participantes y la Secretaría.

Señaló que la SEDRONAR entiende que frente a la complejidad de este fenómeno que se encuentra en su fase ascendente por el aumento del consumo, necesariamente todos los sectores de la comunidad y estamentos gubernamentales deben estar involucrados en el desarrollo de políticas contra las drogas, lo que implica actuar intersectorialmente e intergubernamentalmente.

Si bien reconoció que muchas veces estas cuestiones lamentable solo se quedan en slogans, reveló que el propósito es tratar de que a partir de ahora se pueda generar un intercambio efectivo donde cada uno pueda contribuir al desarrollo de la política, porque si bien la política y el fenómeno sobre drogas tienen variables a nivel global o nacional, "para nosotros desde la Secretaría es sumamente importante la consolidación territorial de los programas de prevención, y para esa consolidación necesariamente debemos contar con protagonistas locales que son quienes garantizan la sustentabilidad de las acciones", explicó.

En tal sentido, dijo que no sirve de nada recorrer las provincias, mostrar un power point, dar un curso y no volver más, ya que de esta forma no se estaría haciendo un efectivo desarrollo de la política. "En cambio -añadió-

si entre todos generamos, vía proceso de descentralización, acciones conjuntas donde podemos ir paso a paso, peldaño a peldaño, tejiendo una red de intercambios vamos a lograr mejores resultados".

El especialista aclaró que estos resultados no vendrán en el corto plazo, sino que recién serán visibles a mediano y largo plazo, y recordó que en el tema de las drogas no hay una receta única, una cláusula universal de éxito o una bala de plata. "Todos tenemos que esforzarnos día a día, con la colaboración de todos los integrantes y operadores del Poder Judicial para acometer este fenómeno", insistió.

En este orden de ideas, Ferreyra reconoció que será muy difícil en el mediano plazo poder eliminar este fenómeno, toda vez que se está saliendo de una visión dogmática, dura y compacta acerca de las drogas, para dar lugar a otras herramientas y dispositivos para hacer frente al problema.

"La finalidad es mitigar, atemperar y frenar el fenómeno que está, lamentablemente y hay que reconocerlo, destruyendo muchas vidas", remarcó el funcionario, quien celebró el nuevo enfoque realista que se le está dando a este tema, con la participación de todos los los sectores y la intención de generar un intercambio continuo.


Producción y consumo

Al exponer en la primera clase del curso, el licenciado Julio de Orué, quien es docente en prevención y asistencia de los consumos problemáticos, se refirió a los estupefacientes y al papel que juega nuestro país dentro del trafico de estupefacientes.

Explico que hay muchos mitos alrededor de este tema y que es preciso dilucidar cuales son las drogas que Argentina produce y consume, y explicó que cada país es considerado de consumo, según el tipo y la cantidad de sustancia.

De Orué, especialista nacional avanzado en Lucha contra el Narcotrafico, describió que para que un país sea considerado productor de droga, debe utilizarse niveles comparativos, y en este sentido, explicó que si bien Argentina no es considerado productor de estupefacientes por los organismos oficiales, “si produce precursores químicos que sirven para la creación de drogas sintéticas”.

En términos globales, dijo que todos los países del mundo son considerados de transito y consumo, pero la diferencia radica en que cada nación tiene su vector diferencial. “Argentina es, debido a la cantidad de industrias que existen en el país, productor de precursores químicos al igual que Brasil”, reveló el experto, señalando que los químicos que utilizan países como Colombia para fabricar el clorhidrato de cocaína son producidos en nuestro país.

Según detalló el especialista, Argentina tiene una lista de 60 sustancias que utiliza la Sedronar para su control, a diferencia de otros países como Brasil que controla 185 sustancias y las naciones de Europa donde la cantidad de sustancias químicas que se verifica es escasa, pero aclaró sobre este punto que no hay relación entre la cantidad de sustancias que se controlan y los niveles de consumo.

Para la creación de la droga, reveló, se utilizan elementos como ácidos, solventes, oxidantes e hidrocarburos.

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email