Violencia de Género: La Justicia trabaja en la recuperación de las víctimas, que se prepararan para una nueva vida

Taller de Violencia de Género 

La flamante Unidad de Asistencia a la Víctima y al Testigo de Delitos Penales comenzó a dar sus primeros pasos de manera promisoria y con acciones concretas. Mujeres víctimas de violencia de género participan de un taller que forma parte del programa de recuperación integral, para dejar atrás el trauma de la agresión y prepararse para un nuevo proyecto de vida.


La Unidad de Asistencia a la Víctima y al Testigo de Delitos Penales (UAVT) puso en marcha el primer taller destinado a mujeres que sufrieron el infierno de la violencia de género dentro del ámbito familiar, con el decidido propósito de trabajar de manera profesional y humana para lograr la recuperación integral de estas personas y prepararlas para nuevos desafíos en un contexto de vida distinto y un futuro más auspicioso.

Se trata de un verdadero cambio de paradigma a la hora de tratar los casos de violencia de género que llegan a la Justicia, haciéndose foco en la víctima, que no solo ingresa a un programa de recuperación integral sino que, además, tiene participación dentro del proceso penal.

La flamante dependencia judicial, que está ubicada en Brandsen 615 de la ciudad de Formosa y funciona en la órbita de la Procuración General del Poder Judicial, tiene como titular al doctor Abel Navarrete, y está conformada por un calificado equipo interdisciplinario de profesionales (sicólogos, abogados, trabajadores sociales, socióloga, etc.).

En este contexto, el viernes pasado comenzó en el primer piso de la UAVT, el primer taller destinado a víctimas de violencia género consumado dentro del ámbito familiar, a partir de haberse detectado en los tres meses de trabajo que lleva la dependencia judicial, que la mayoría de los episodios atendidos están encuadrados en este tipo de hechos donde la mujer es la víctima y los novios, maridos o hijos, según el caso, los victimarios.

Todo el proceso de tratamiento, asistencia integral y recuperación que lleva adelante la UAVT tiene tres etapas. La primera de ellas consiste en la atención de la mujer cuando está en crisis, es decir inmediatamente después de producido el hecho delictivo, con toda la fractura que esto implica en la vida de la víctima. "Hay un antes y un después en la vida de esta persona", explicó el doctor Dante Damián Navarrete, titular de la UAVT.

El equipo interdisciplinario de la Unidad se ocupa de atender a la víctima buscando equilibrarla emocionalmente a fin de que pueda estar preparada para avanzar y participar de manera efectiva dentro del proceso penal instaurado contra su victimario. "Para lograr esto se trabaja en base a técnicas específicas diseñadas para atender a personas en estas condiciones y con profesionales adecuados -en el caso son los psicólogos quienes realizan las entrevistas- y también elaboramos un informe de evaluación de riesgo que se hace en ese mismo momento con técnicas precisas estipuladas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, tras lo cual hacemos una conclusión del riesgo en que se encuentra esa persona", señaló Navarrete, al indicar cómo es el trabajo interno y diario que se lleva adelante en la Unidad.

En tal sentido, explicó que el taller que comenzó el viernes es parte del seguimiento que hacen los profesionales de la UAVT a las víctimas dentro del proceso penal. En este caso son entre diez y doce las mujeres quienes están participando de las actividades; todas ellas encuadradas dentro del grupo de personas que sufrieron situaciones de violencia extrema y que, precisamente por esta particularidad, fueron seleccionadas por el equipo interdisciplinario para ser las primeras en vivir esta experiencia de recuperación, de cara a un porvenir mucho más venturoso y de nuevas realizaciones.

En el taller, las profesionales a cargo Susana Bibolini y Agustina Renzulli, explican a las mujeres víctimas los diferentes estereotipos de violencia que existen, conversan sobre cada caso en particular, pero fundamentalmente "van a trabajar en una construcción de un proyecto de vida sin el agresor y sin violencia, es decir ahora estamos en una etapa de crisis y si bien están equilibradas emocionalmente, ahora este taller es el primer paso que van a dar", señaló el funcionario judicial.

Luego de este taller, que les va a permitir visualizar a cada una de ellas cuál es problemática, van a contar con las herramientas que necesitan para poder superar el problema.

Luego vendrá un segundo nivel de seguimiento que será monitoreado en forma permanente. "Una medida cautelar a veces no es suficiente para sortear el problema, se necesita de un acompañamiento permanente dentro del proceso penal, que es lo que hacemos nosotros a diferencia de otras instituciones. Seguimos el proceso a través de nuestros abogados y, al mismo tiempo, también lo hacemos desde lo social y psicológico", remarcó Navarrete.


Una nueva vida


El tercer y último nivel del programa va de la mano de la finalización del proceso penal, donde el objetivo de la UAVT es lograr que la persona que ha concluido con éxito las tres etapas se encuentre en condiciones de formar un proyecto de vida distinto. "La evolución y el resultado final van a a depender seguramente de la voluntad que tenga la víctima, de sus condiciones sociales, económicas, culturales y educativas...a algunas mujeres les cuesta un poquito más que otras", reveló.

El programa tiene una duración de tres meses, lapso durante el cual la víctima recibe todo tipo de asistencia, incluso se tiene previsto coordinar con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para que puedan continuar un tratamiento psicológico cerca de sus casas, incluso recibiendo asistencia sanitaria si es necesario, en el caso de mujeres que estén embarazadas, para lo cual vamos a estar haciendo gestiones para que reciban atención en el centro de salud más cercano a sus domicilios. "Es decir es un trabajo integral que lleva su tiempo y los resultados lo vamos a empezar a ver a partir de los tres meses, pero acá lo más importante es que el trabajo que hace la UAVT es personalizado, donde cada una de ellas tiene su propia ficha que vendrá a ser como una radiografía de la vida integral de la mujer", remarcó.

Por otra parte, Navarrete comentó que también se está trabajando sobre un padrón para establecer el estereotipo de violencia predominante en nuestra provincia, en cuyo caso los estudios están orientados a distintas cuestiones que tienen que ver con la victimología y la criminología. "Estamos muy entusiasmados con este trabajo y todo nuestros esfuerzos están dirigidos a la víctima, a su asistencia y recuperación integral, dotándolas de las herramientas que le permitan comenzar a transitar una nueva vida con nuevos proyectos", insistió.

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email

Usuarios online

Hay 191 invitados y 48 miembros en línea