Novedades bibliográficas

Deficiente actividad de la defensa - Fallo N° 4283/14 - STJ Sec. de Recursos

En la ciudad de Formosa, Capital de la Provincia del mismo nombre a los nueve días del mes de setiembre del año dos mil catorce, se reúne en la Sala de Audiencias "Dr. Juan José Paso", el Excmo. Superior Tribunal de Justicia, bajo la Presidencia por subrogación del Señor Ministro, Dr. Ricardo Alberto Cabrera y con la asistencia de los Señores Ministros, Dres. Guillermo Horacio Alucín, Eduardo Manuel Hang y Ariel Gustavo Coll y la Señora Ministro Subrogante, Dra. María Eugenia García Nardi constituidos en TRIBUNAL DE CASACION, para pronunciar SENTENCIA en el Expte. Nº 131 - Fº 100 – Año 2.013, registro de la Secretaría de Recursos, caratulado: "ALBORNOZ, JUAN CARLOS S/HOMICIDIO AGRAVADO; RODRIGUEZ, EDGARDO FABIAN S/HOMICIDIO", venidos para resolver el RECURSO DE CASACION, interpuesto a fs. 181/184 por la Señora Defensora Particular, contra la SENTENCIA Nº 10.903/13 obrante a fs. 174/178 vta. dictada por la Excma. Cámara Primera en lo Criminal, que condenó a Juan Carlos Albornoz a la pena de Ocho (08) años y Seis (6) meses de Prisión e Inhabilitación Absoluta por igual tiempo de la condena, demás Accesorias Legales y Costas, como autor material y penalmente responsable del delito de Homicidio Simple, (arts. 12, 19, 79 y 29 inc. 3º del Código Penal y 493 del Código Procesal Penal). EL ORDEN DE VOTACION de conformidad a lo dispuesto en el artículo 25º de la Ley Orgánica del Poder Judicial, y sus modificatorias y artículo 126º del Reglamento Interno de la Administración de Justicia, es el siguiente: 1er Término: Dr. Eduardo Manuel Hang;, 2do Término: Dr. Guillermo Horacio Alucín; 3er Término: Dr. Ricardo Alberto Cabrera; 4to Término: Dr. Ariel Gustavo Coll y 5to Término: Dra. María Eugenia García Nardi; y,

CONSIDERANDO:

El Señor Ministro, Dr. Eduardo Manuel Hang, dijo:

Viene a consideración del Tribunal el presente proceso en que se plantea la nulidad de la sentencia por haberse violado el art. 18 de la Constitución Nacional en cuanto al debido proceso legal en su faz de la Defensa, aunque referida a defectos del auto de elevación a juicio y del procesamiento y mas allá de hacerlo en forma harto somera.

La cuestión ya había sido planteada y rechazada en el inicio del Debate. La Procuración rechazó la petición señalando que el Derecho de Defensa había sido respetado mas allá de no plantearse prueba alguna en Defensa del ahora condenado, entendiendo que Albornoz siempre estuvo defendido y asesorado legalmente.

Debo puntualizar que la Defensa planteó que en instrucción se invocó por el entonces Defensor la citación de nuevos testigos lo que fue denegado. Tal situación, amparada en el art. 182 no fue tenida en cuenta por así corresponder, pero deja en suspenso la idea de por qué no se volvieron a peticionar esos testimonios en la citación a juicio.-

Creo que la cuestión planteada en lo que hace a la nulidad y en orden al debido derecho de Defensa exige un análisis exhaustivo.-

La cuestión aludida, responde a la existencia de un debido proceso, en la medida que uno de sus aspectos, el relativo al derecho de Defensa, se entiende violentado.-

La crítica defensista se centra sobre el hecho que circunstancias procesales relativas a cambios de Defensa, provocaron una situación de indefensión material, mas allá de circunstancias formales que puedan fundar argumentos para el rechazo.-

El análisis de la cuestión debe entonces centrarse en éste punto, si basta con el cumplimiento de reglas procesales o si ese mero cumplimiento equivale al Derecho de Defensa ya en su aspecto material.-

En fallo anterior (Torales Vega, Nº 2346) dije que no bastaba lo formal para satisfacer el principio en su esencialidad. Pero en aquel caso las cuestiones no referían a pasos procesales y la valoración de si hubo un aspecto formal que no llegó a completar lo sustancial. En tal oportunidad se trataba de la Defensa misma que, decorada de una aparente argumentación defensista, olvidaba cuestiones esenciales para la Defensa del caso en sus particularidades. De manera que tal fallo no es estrictamente un precedente, pero si establece la regla que no basta con el aspecto formal sino que la Defensa debe tener un aspecto sustantivo que le dé en sustancia una característica de fondo.-

De manera que el planteo Defensista debe ser evacuado en punto si los defectos procesales que apunta la Defensa han sido de tal entidad que han terminado por violar la sustancia del principio de Defensa.-

Comenzaré por tratar de puntualizar como se ha desarrollado la causa en ese nudo procesal en que se notifica a la Defensa sobre la apertura a prueba, en la medida que tras ese anoticiamiento no se planteó prueba alguna. Interregno en el que no interviene la actual Defensa, la que durante el debate plantea la nulidad que le es denegada, volviéndolo a insistir a través de la casación.-

A fs. 122 se produce la posibilidad del ofrecimiento de prueba, decisión que lleva fecha 19 de octubre de 2.012, a fs. 124 (con fecha 3 de octubre), se deja constancia por Secretaría que se mandó una cédula al entonces Defensor Dr. Felipe Gómez Machado. En la misma foja se notifica al imputado Albornoz, en fecha que no se puede determinar porque el sello está ininteligible, pero que es posterior a la fecha 31 de octubre indicada y anterior a una fecha 6 de noviembre referida a un Juez Suplente, aunque enseguida hay otra que curiosamente lleva fecha 5 de noviembre. Más allá de éste error de Secretaría, lo que resulta extraño es que habiendo revocado el Poder el imputado, no obstante se le corrió cédula de notificación de fecha 5 de noviembre a la Defensa, es decir cuando el poder le había sido revocado, que es lo que en realidad debió notificársele. Con posterioridad se nombra defensores a Carlos Roberto Lee y Ramón Eduardo Cristaldo ya en fecha 12 de noviembre. Aquí debe destacarse que no surge del proceso en que momento Albornoz designa a sus defensores, ya que no lo hace al revocar poder, actividad que ya se reseñó. Y si bien es cierto que el acto del 12 de noviembre establece el cese del Defensor Gómez Machado (su participación ya fue revocada), como el término de citación se da por terminado, no tuvo para Albornoz participación de defensista alguna.-

Este interregno no puede ser simplemente suplido por la regla del art. 95 “in fine”. Ello porque el imputado revocó el Poder y ello no fue sustanciado, no se le dio participación a la Defensa Oficial, lo que hubiera podido hacerse en virtud de la regla del art. 95, porque en puridad hubo abandono y revocación y transcurrió un término determinado, nada menos que el de presentación de prueba en que el imputado quedo librado a su suerte. De todo ello infiero una indefensión importante que no puede soslayarse y que lleva a la nulidad de la condena. Debe en consecuencia aplicarse la regla del art. 151 inc. 3º del proceso, pues en materia defensista no se respeto en realidad la forma y a través de ello lo sustancial.

Ello puede ser declarado, incluso oficiosamente, en cualquier estado del proceso por violación de una norma de origen constitucional (Defensa en juicio, art. 18 Const. Nacional y art. 16 Const. Pcial.).

En éste punto advierto un olvido de la Defensa, porque si su planteo nulificativo, no tiene decisión favorable, no hay defensa alguna sobre el fondo de la cuestión, lo que en puridad es una renuncia al doble conforme que exige el llamado Pacto de San José de Costa Rica impuesto en nuestro orden jurídico especialmente a través del fallo “Casal” de nuestra Corte Suprema que sería ocioso reiterar en sus fundamentos.-

De conformidad a lo dispuesto en el art. 365 del Código Procesal Penal, los Señores Ministros, Dres. Guillermo Horacio Alucín, Ricardo Alberto Cabrera, Ariel Gustavo Coll y la Señora Ministro Subrogante, Dra. María Eugenia García Nardi, se adhieren a las consideraciones y conclusiones arribadas por el Señor Ministro preopinante, Dr. Eduardo Manuel Hang.

Que con las opiniones concordantes de los Señores Ministros, Dres. Eduardo Manuel Hang, Guillermo Horacio Alucín, Ricardo Alberto Cabrera, Ariel Gustavo Coll y la Señora Juez Subrogante, Dra. María Eugenia García Nardi, se forma la mayoría que prescribe el artículo 25 de la ley 521 y sus modificatorias y artículo 126 del Reglamento Interno para la Administración de Justicia, por lo que el,

EXCMO. TRIBUNAL DE CASACION

RESUELVE:

1º) Declarar la Nulidad de la Sentencia condenatoria dictada en autos y de los procedimientos procesales que se originan a partir del auto de fs. 126.

2º) Remitir el expediente al Tribunal Subrogante que correspon-da, determinando que el mismo disponga la citación a juicio y apertura a prueba con la participación de la nueva Defensa.-

3º) Regístrese, notifíquese. Cúmplase.

DR. EDUARDO MANUEL HANG                      DR. GUILLERMO HORACIO ALUCIN

DR. RICARDO ALBERTO CABRERA                 DR. ARIEL GUSTAVO COLL

DRA. MARIA EUGENIA GARCIA NARDI