Lomitas, 25 de Octubre de 2017


AUTOS Y VISTOS:


La presente causa Expte. N.º 643 Año 2.017 caratulada "G M A S/ HOMICIDIO CALIFICADO ART. 80 INC. 1 Y 11 DEL CPA”, del Registro éste Juzgado de Instrucción y Correccional de la Tercera Circunscripción Judicial de la Provincia de Formosa, seguida contra: G M A, de 40 años de edad, sin instrucción (no sabe leer ni escribir pero dibuja su firma), nacido el 29/09/1977 en Palo Santo Provincia de Formosa, con ultimo domicilio en la localidad de Pozo del Tigre (Formosa), actualmente alojado en la Unidad Penitenciaria Provincial Nro. 03 Mixta Las Lomitas; la que se encuentra en estado de resolver la situación procesal del nombrado en relación al delito de HOMICIDIO CALIFICADO (Art. 80 Incisos 1 y 11 del Código Penal Argentino), y;

CONSIDERANDO:


CONDUCTA ATRIBUIDA:


Que conforme lo colectado hasta el presente, considero suficiente lo hasta aquí reunido para inferir con respetable grado de vehemencia que en horarios cercanos a las 16:00 horas del día 09 de Abril del año en curso, en un predio de zona rural situada en adyacencias de la localidad de Pozo del Tigre (Provincia de Formosa), mas precisamente a un -1- kilómetro cardinal este del acceso principal de dicha localidad, e ingresando desde la Ruta Nacional Nro. 81; el traído a proceso M A G -mediando violencia de género- le aplicó golpes con un trozo de madera (palo) en la humanidad de su ex- pareja la Sra. M B C, primordialmente en la zona de la cabeza (en la frente); provocando el deceso violento de la misma debido a “….traumatismo cráneo facial severo abierto con perdida de masa encefálica, fractura de calota craneana y base de cráneo, shock neurogénico agudo, paro cardiorespiratorio traumático...” . Luego, el imputado cargo el cuerpo de la victima hasta el lugar donde fue encontrada en posición decúbito dorsal con la cabeza orientada hacia el norte, dejándola en el suelo unos metros mas adelante del sitio donde le asestara el fatídico golpe.


PRUEBAS:


Que el plexo probatorio se conforma con los siguientes elementos que paso a detallar. A fojas 02/03 glosa el ACTA DE CONSTATACIÓN E INSPECCIÓN OCULAR de fecha 09/04/2.017, donde costa que la Policía de la Localidad de Pozo del Tigre tomó conocimiento del hallazgo de un cuerpo sin vida, por lo que se constituyen en zona Rural sobre Ruta Nacional Nº 81 a 1 km cardinal Este del acceso principal a la Localidad. Siendo las 17.00 hs, se hallan legalmente constituidos sobra la mencionada ruta junto con los testigos de actuaciones, se ingresa hacia el lugar del hallazgo del cadáver, con rumbo al lateral de la cinta asfáltica que da al cardinal Sur, se pasa un canal de desagüe de unos dos metros de ancho y más de un metro de profundidad, llegándose hasta un alambrado que delimita el campo de propiedad del ciudadano N G, al cual se ingresa por una cimbra que se encuentra sin medidas de seguridad, se continúa por un camino improvisado o picada siempre hacia el Sur, existente en cercanías al alambrado que tiene misma dirección; a unos 300 metros se gira hacia el Oeste unos 200 metros más donde se halló una primera escena del hecho, procediéndose a su preservación mediante delimitación con cinta, unos metros más adelante por la misma picada se halló el cuerpo ya sin vida de una persona de sexo femenino, ubicado de cubito dorsal con la cabeza hacia el norte, presentando el cuerpo a simple vista herida o golpe severo en la cabeza con hundimiento y desprendimiento de masa encefálica, por tal circunstancia se procede a preservar también con cinta. Personal de Criminalística arriban al lugar a las 18:20 hs. Que iniciada la inspección ocular del lugar, haciéndose constar que el escenario primario ubicado por la picada de referencia a unos 500 metros al Sur de la Ruta Nacional 81, a 1,40 metros del alambrado donde se aprecia un charco de manchas pardo rojizas compatibles con sangre y una colilla de cigarrillo; del charco en cuestión a 7 metros entre malezas se halló un trozo de madera de la zona (palo) que presentaba en un extremo manchas pardo rojizas compatibles con sangre; de este punto se continúa por la misma picada y a 34,70 metros se encontró un cigarrillo a medio consumir, que igualmente es levantado; se sigue por la misma senda a 14 metros se encontró otra mancha pardo rojiza pequeña y en cercanías un fragmento óseo, que son documentadas fotográficamente y secuestradas; de este punto a 34 metros se halló el cadáver de la ciudadana que identificada resultó ser M B C, de cubito dorsal con las prendas de vestir colocadas, pantalón de jeans clásico azul, una blusa estampada blanco y rosada, campera color rosado, con sus extremidades inferiores hacia el Sur, que presentaba severa lesión en la cabeza con hundimiento y desprendimiento de masa encefálica, se hallaba tapada con una camisa para hombre color azul con manchas de sangre, procediéndose a verificar hacia un costado se encontró una piola de nylon color blanco con negro, un juego de llaves y una pieza dentaria postiza, en el bolsillo de la campera se encontró un teléfono celular Nokia C-2 IMEI 358102/05/227481/0 con batería y chip de la empresa Personal, en el bolsillo del pantalón se encontró la suma de pesos ciento cincuenta ($150), discriminados en un billete de pesos cien y un billete de pesos cincuenta. Posteriormente se dispuso el levantamiento del cadáver para su traslado hasta el hospital de la Localidad de Pozo del Tigre a fines de realizarse la correspondiente autopsia, dejándose constancia que todos los elementos secuestrados quedaron en resguardo de Criminalística, quien también documentó fotográficamente, adjuntándose el correspondiente CROQUIS ILUSTRATIVO A FS. 05.


Que a fojas 06 luce el ACTA fechada el 09/04/2017 por el cual habiéndose secuestrado un trozo de madera de la zona (palo), con manchas presumiblemente de sangre en la escena del hecho, personal de la División Criminalística realiza hisopado de las manchas pardo rojizas existentes sobre el trozo de madera (palo).
A fojas 08/vuelta se encuentra el INFORME MEDICO DE G M A realizado en fecha 09/04/2.017 del cual surge que el mismo: al examen no presenta ni refiere signos de golpes y/o malos tratos de reciente data.


Que también conforma el plexo cargoso el ACTA DE NECROPSIA DE FS. 11, realizada en fecha 09/04/2017 al cuerpo sin vida de la víctima M B C, en el Hospital Pozotigrense, por la Médica Forense Dra. Liliana E. Zalazar. Consigna el Instrumento que se realiza la inspección física externa del cadáver, el cual se encuentra sobre una camilla, tratándose de una persona de sexo femenino con vestimenta (01) zapatilla marca JAGUAR color rosado con cordones blancos, (01) par de medias color negro con blanco, (01) prenda de vestir intima (bombacha) color rojo, (01) campera color rosado, (01) jeans color azul marca SCO outwear, (01) blusa estampada color blanco y rosado, (01) corpiño color negro con gris. A continuación dicha forenses proceden a quitar dichas prendas de vestir y realizan extracciones, informando la Dra. Zalazar que proceden a extraer humor vítreo 2 mm, orina (02) tuvo de 15 cm, sangre con EDTA colocando en frascos por separados, muestra de tejido subcutáneo, los cuales son puestos en cadena de frío, que colocan sangre en papel filtro, los cuales son llevados al Cuerpo Medico Forense para un examen más exhaustivo, concluyendo el Forense judicial informa: “A NIVEL CRANEO DOS HERIDAS ABIERTAS CONTUSAS TRAUMÁTICAS, UNA EN REGION ANTERIOR FRONTAL Y OTRA EN REGION POSTERIOR OCCIPITAL, RESTO DEL CUERPO SE REALIZO EXACTIVO EXAMEN CADAVERICO Y NO SE CONSTATA LESION, adelantando que causa de la muerte es TRAUMATISMO CRÁNEO FACIAL SEVERO, ABIERTO CON PERDIDA DE MASA ENCEFÁLICA. FRACTURA CALOTA CRANEANA, BASE DE CRÁNEO Y MACIZO FACIAL. SHICK NEUROGINICO AGUDO. PARO CARDIORESPIRATORIO TRAUMATICO”.


Que a fojas 13 luce el ACTA DE DEFUNCION correspondiente a M B C, el cual se produjo por Traumatismo cráneo facial severo, abierto con pérdida de masa encefálica Fractura calota craneana – Base de cráneo y macizo facial. Shock neuroginico agudo. Paro cardiorespiratorio traumático.


Que a fojas 19 S M J prestó DECLARACION TESTIMONIAL ante la Prevención, diciendo que en fecha 09/04/2017 a las 13:00 hs aproximadamente en circunstancia en que se hallaba en su domicilio, llamó vía telefónica con el número de teléfono 3704-xxx a su madre quien en vida fuera M B C, que la misma le manifestó que se halla en el monte buscando chanten, que la comunicación telefónica no duro ni cinco minutos. Sigue diciendo que la relación de pareja que llevaba su difunta madre con M A G en los primeros tiempos era buena, que diez años duro dicha relación de pareja pero conforme transcurrían los años empezaron a tener problemas de pareja, discusiones, insultos de parte del citado hacia su madre, que este en oportunidades le decía “TUS HIJOS SON TUS MACHOS, PORQUE NO VENIS Y ME CHUPAS LA PI...” pero que nunca la llegaba a levantar la mano, es decir, agredirla físicamente. Sigue diciendo que nunca tuvieron hijos en común, que solamente su madre tuvo dos hijos con su anterior pareja, que los citados menores también residían en el mismo domicilio que la víctima. Expresó que en una ocasión su difunta madre le había pescado al M engañándola con la ex pareja del mismo de nombre F C, y que este tenía intensiones de viajar junto con C a la provincia de Rosario, que el nombrado luego le negó todo dicha situación a M, que por tal circunstancias en esa oportunidad el citado se retiró del domicilio de M, y en otra ocasión el citado intentó suicidarse ingiriendo pastillas con vino, por su parte M luego de que pesco al citado siéndole infiel también se retiró de su domicilio quedando solo los hijos de la misma, que la nombrada conoció a otra persona de nombre A V con quien formó una nueva relación de pareja y se fueron a vivir un poco más allá de La Madrid, que de vez en cuando la misma venía a su domicilio en esta Localidad y en una de esas ocasiones se volvió a cruzar y ver con M, ya que este tenía la llave del domicilio. Refiere que el trato que tenía el nombrado con los hijos de M no era bueno ya que en varias oportunidades M llegaba al domicilio malhumorado y tiraba toda la comida o lo que encontraba, agregando que el citado era de consumir bebidas alcohólicas.


Que a fojas 23 glosa la DECLARACION TESTIMONIAL DE J C A realizada en fecha 11/04/2017 ante la Prevención de Pozo del Tigre, quien declaró que hace tres años y medio que se halla viviendo en la dirección antes indicada, que en el mismo barrio vive el marido o pareja de la finada M C, no sabe como se llama, que desde que se mudó al barrio sabía que ellos eran pareja, primero vivían en la casa de ella, a unos doscientos metros de su casa por la misma calle; que hace aproximadamente dos meses el hombre se mudó a una casita precaria ubicada en cercanías a su casa, que después de la ladrillería ya no hay casas, ya que es campo y monte. Sigue diciendo que el día Domingo pasado, 09/04/2017 el declarante estaba en su casa almorzando con unos amigos, siendo las 14:00 hs aproximadamente, ve que iban caminando la SRA. M C y su marido hacia la ladrillería, cosa que no le llamó la atención puesto que siempre iban para ese lugar, los vio bine, no iban peleando, que después de eso no los volvió a ver; que recién por la tardecita casi de noche cuando los hermanos de la señora fueron para allá, se enteró de que el hombre había matado a su señora M C y que se encontró su cuerpo en el campo del Sr. N G, que el dicente no lo vio ni se acercó al lugar de los hechos, que lo sabe solo por comentarios. Refirió no tener conocimiento de algún hecho de violencia, que nunca se enteró de que hayan peleado, incluso siempre conversaba con el hombre y nunca le contó nada. Que nunca se enteró si el hombre era violento o solía pelear con vecinos. Ulteriormente, a FS. 57 EN SEDE JUDICIAL declaró: “...Que el muchacho G vivía a 100 metros de mi casa. Hace aproximadamente tres meses el se mudó a esa casa, pero anteriormente él vivía con la Sra. M, que está a 250 metros de mi domicilio. G tenía una ladrillería que se encuentra desde el fondo de mi casa a 70 metros.

Todos los días lo veía trabajar. Cuando G se muda, solía verla a la SRA. M que iba a verlo, sobre todo los fines de semana, era al mediodía que los veía. Ese Domingo yo los vi a G y a M que pasaron caminando frente a mi casa, ese día lloviznaba y estaba feo el tiempo, eran entre las 14:00 y 4:30 horas aproximadamente que los vi, ambos iban caminando, él iba adelante y ella por atrás. Luego, tipo 16:30 hs llegó la policía a mi domicilio, me preguntaron si lo había visto a M y a su SRA., les dije que sí, que pasaron por mi casa, por el frente, y querían saber si vi para donde fueron. Hasta ese momento yo no sabía nada de lo que había ocurrido. Me preguntaron si los vi discutiendo, pero les comenté que no escuche nada porque estaba la música fuerte en mi casa. Pro lo que recuerdo nunca los vi discutir. G era muy tranquilo, si le pedías algo prestado no tenía drama, yo le pedía herramientas y me prestaba, o me daba leña para el asado sin problemas. Refirió el declarante no saber cual fue el motivo por el cual tres meses atrás G se mudo a la casa que dista a 100 metros de su domicilio, que de temas familiares nunca hablaron con G, que a G lo conoce hace quince años, y a M hace tres años, que es el tiempo en que el declarante se mudo al barrio. Que no sabe si al momento del hecho G y M seguían en pareja, que nunca escuchó alguna discusión entre ambos, que a ellos siempre se los veía bien, que ella era la única que frecuentaba la casa de G. Que desde hace tres meses cuando G se mudó, era ella la que iba a verlo, él no iba a la casa de ella. Por último el dicente ratifica su declaración de fs. 23 y reconoce que la firma inserta le pertenece...”


A fojas 27, luce la DECLARACION TESTIMONIAL DE P J A quien en fecha 13/04/2017 ante la Policía de Pozo del Tigre declaró que: “en fecha 09/04/2017 entre las 11:30 y 12:00 hs aproximadamente el compareciente se dirigió a la casa de A alias Gordo, que desconoce exactamente dirección porque era la primera vez que se dirigió a ese inmueble. Sigue diciendo que ese día junto a su conocido A estaban compartiendo el almuerzo, que el compareciente se encontraba en el interior de la morada ya que ese día estaba nublado y por ratos lloviznaba, situación por la cual el mismo decidió permanecer adentro del inmueble. Refiere que a las 16:00 hs estimativamente se hicieron presentes en el lugar personal policial uniformados realizando averiguaciones sobre la señora quien en vida fuera M B C, a quien el dicente manifiesta desconocerla como también ese día el dicente se retiró de la casa de su conocido. Que desde que llegó hasta que se retiró no vio nada extraño, que sí tomo conocimiento por su conocido que M y su pareja habían pasado por el sector hacia la ladrillería.


Que a fojas 29 se encuentra la DECLARACION TESTIMONIAL DE G J J realizada en fecha 14/04/2017 ante la Prevención de Pozo del Tigre, quien manifestó que en fecha 08/04/2017 en horas de la tarde el dicente en circunstancias en que se hallaba en su domicilio de mención junto a su núcleo familiar observó a su vecina quien en vida fuera M B. C junto a su pareja el ciudadano M, quienes se encontraban compartiendo mate o tereré, que no notó nada extraño. Sigue diciendo que ese día muchas personas al notarlo le saludaron. Refiere que nuca vio o escucho que los nombrados hallan mantenido peleas o discusiones entre sí, acotando que en una oportunidad M quiso suicidarse o quitarse la vida ingiriendo pastillas, pólvoras con vino, que según manifestaciones de los hijos de la difunta, era por problemas de pareja. Refiere que G tiene una ladrillería a unos 300 metros aproximadamente por calle sargento 1º Leyes cardinal este, ya en zona de monte. Que diariamente veía o de lunes a lunes al citado que pasaba junto a su señora frente a su domicilio caminando, dirigiéndose hacia dicha ladrillería. Que en fecha 09/04/2017 al levantarse a las 10:00 hs aproximadamente el compareciente notó que los nombrados no se encontraban en el domicilio en virtud a que la vivienda de estas personas se encontraba totalmente cerrado y que era costumbre vérselos temprano ya que el citado junto a la difunta se dirigían a la ladrillería.


Que a fojas 37/38 luce la NOTA “V” Nº 14/17 DPCLL remitido por Dirección de Policía Científica Delegación Las Lomitas mediando el cual informan que en fecha 09/04/2017 se practicó una inspección ocular por el hecho de homicidio, y durante el desarrollo técnico se procedió a la señalización, documentación y fijación de los siguientes indicios: INDICIO Nº 1: lago hemático de 60 cm de diámetro, con la particularidad que en ese sector, la tierra presentaba una deformación de forma redonda, compatible por la presión de la cabeza de la víctima al recibir un fuerte golpe estando apoyada en el suelo. … INDICIO Nº 2: situado en inmediaciones al primer indicio y se trata de (03) tres fragmentos óseos levantados y preservados. INDICIO Nº 3: Entre las malezas, se constató la presencia de un palo de madera, y al proceder a la extracción del mismo se constataron manchas hemáticas en su estructura, tratándose de una madera dura de 1.40 metros de longitud y 0.20 metros de perímetro circunsferencial (…) INDICIO Nº 4: una (01) colilla de cigarrillo, marca Rodeo, distante a 35 metros del primer indicio. INDICIO Nº 5: mancha de sangre con un fragmento óseo, distante a 49 metros del primer indicio. INDICIO Nº 6: una (01) caja de cigarrillos sin contenido marca Rodeo. INDICIO Nº 7: posición del cuerpo de la víctima distante a 75 metros del primer indicio. Lindante al cuerpo, sobre el suelo se constataron los siguientes elementos: (01) prótesis dental removible; (01) manojo de llaves; (01) soga de nylon de 5.5 mm color blanca con líneas zigzagueantes negras, de 1.05 metros de longitud. En tanto que del bolsillo de la campera qu vestía la víctima se localizó 8019 teléfono celular marca Nokia modelo C-2- color oscuro con su respectiva batería y chip de la empresa personal; y del bolsillo trasero del jeans se secuestró la suma de pesos ciento cincuenta ($150). el cuerpo de la víctima en el sector superior se encontraba cubierto por una camisa de trabajo color azul, mangas largas, marca Graffa 70, talle 48, con manchas pardo rojizas compatibles con sangre y restos de masa encefálica en el sector izquierdo de esta prenda.


A fojas 43/46 rola el INFORME Nº 69/17 - EXAMEN MEDICO DE G M A del cual la médica Forense concluye que finalizado el examen físico y el procedimiento de tomas de muestras biológicas para dosaje de alcohol, drogas licitas e ilícitas en sangre y orina, al imputado G M A surge que: 1. Al momento del examen se halla hemodinámicamente compensado. 2. Al momento del examen físico se constata dos excoriaciones contusas traumáticas de reciente data, paralelas entre si localizadas en cara antero interna, tercio medio de brazo izquierdo, compatibles con excoriaciones ungueales. 3. Se realizó toma de muestra de Sangre y Orina para el eventual dosaje de alcohol, drogas licitas e ilícitas.(...)


A fojas 46/48 rola el INFORME Nº 88/17 - AUTOPSIA COMPLETA, METODICA, SISTEMATICA E ILUSTRADA- de C M B realizada en fecha 09/04/2017 a las 21:00 hs en el Hospital de Pozo del Tigre. Se concluye que: siendo las 22:30 hs del día 09/04/2017 finaliza la autopsia completa, sistemática, metódica e ilustrada del cadáver de quien en vida fuera C M B, y concluye la Dra. Zalazar diciendo que: *Se trató de una muerte violenta. *La muerte fue producida por: Traumatismo cráneo facial severo abierto con perdida de masa encefálica – Fractura de calota craneana y base de cráneo – Shock neurogenico agudo – Paro cardiorespiratorio traumático. *El tiempo del óbito hasta la iniciación de la necropsia data de 4 a 5 horas aproximadamente. *Basado en lo expuesto informo a S.S. que las lesiones presentes poseen la idoneidad lesiva para determinar el óbito del paciente a consecuencia del traumatismo abierto de cráneo con lesión directa de masa encefálica. *No se constatan signos de lucha y/o defensa en el cadáver sobre la superficie corporal del cadáver.


Que, C F M presto DECLARACION TESTIMONIAL a FS. 56 diciendo: “Ese Domingo yo me encontraba en la casa de mi madre, y la policía se hizo presente y me pidieron que salga de testigo. Cuando me llevaron estaba el otro testigo, quien me comentó que se trataba de un homicidio. Esperamos hasta que lleguen los forenses, y me llevaron donde estaba el cuerpo. Lo que tenía la Sra. era $150, un celular y la dentadura que la tenía en el bolsillo de un buzo. Los policías luego alzaron al cuerpo y me llevaron con el cuerpo hasta el Hospital, allí me hicieron firmar los papeles que yo firme, y me avisaron que me podía retirar. Se le preguntó al dicente en que horario la policía se hizo presente en su domicilio, contestando que alrededor de las 16:30 hs., que lo buscaron de la casa de su madre que está en el Pueblo, que queda bastante lejos del lugar del hecho, cuando el dicente llegó ya se encontraba el primer testigo. Recordó haber visto un trozo de madera (palo), que era mas o menos de un metro de largo, el palo estaba a cien metros mas o menos de donde se encontraba la señora. Que habían dos colillas de cigarrillo que se encontraban al pie de la señora. Que el lugar del hecho era de difícil acceso, que estaba sucio el camino, había una zanja que hizo una máquina antes para que cruce el agua, por lo que tuvieron que tirar una madera para poder entrar al Campo. Era un monte bastante tupido, pero donde estaba el cuerpo de la Sra estaba limpio, que estaba al lado del alambre. Íbamos por parte. La primer parte era donde la mató, ahí estaba el palo, también había pedacitos de cráneo. Para ir a la segunda parte, íbamos por el costado del alambre, allí estaba el cuerpo. Cuando el declarante llegó la cabeza de la señora estaba descubierta, la camisa que era azul oscuro estaba sobre su cuerpo, que entre el palo de madera y donde se encontraba el cuerpo de la señora había cien metros mas o menos de distancia. Que donde se encontraba el palo de madera, allí fue donde le pasaron el hisopo al palo y luego lo guardaron en un sobre. Respecto al cuerpo de la señora, refirió que solo tenía un golpe en la cabeza. Por último el declarante ratifica el contenido de las actas obrantes a fs. 02/03, 06 y 11 y reconoce las firmas insertas en ellas como suyas.


A fojas 60/62 luce el EXPTE Nº 43 FOLIO 192-193 AÑO 2017 REMITIDO POR EL JUZGADO CIVIL, COMERCIAL, DEL TRABAJO Y DE MENORES DE, informándose que confrontados los registros de ese Juzgado, no surge que se tramiten causas de violencia familiar entre victima y victimario de marras.
A fojas 63 glosa el EXAMEN MENTAL DE G M A del cual surge que el imputado de autos: 1. Comprende la criminalidad de sus actos. 2. Es capaz de dirigir sus acciones. 3. No presenta patología mental al momento del examen. 4. Goza de aparente buen estado de salud al momento del examen. 5. Presenta retardo mental del tipo Psicopedagogico.


A fojas 64/67 luce el INFORME de SECRETARIA DE LA MUJER DE LA PROVINCIA DE FORMOSA del cual surge que profesionales de dicha Institución se hicieron presentes en la Localidad de Pozo del Tigre, quienes se entrevistaron con las hijas de la víctima de autos, C R S y J M S, ambas comentaron que: “su madre estuvo en pareja con el Sr. G M A oriundo de la Pcia de Corrientes, con el cual no tuvo hijos pero si ha perdido dos gestaciones desconociendo los motivos, “existían muchas peleas, por nuestros hermanos, ella le mimaba mucho al de 13 años y eso a él le ponía celoso” SIC, además existían muchas peleas y golpes, siempre el amenazó con matar a alguien de la familia a “palos”. Prosiguen relatando que “Él no hablaba, era “raro”, él no quería que mi mamá tenga relación con nosotras, ni con nuestros hijos, no la dejaba un rato sola, todo el día al lado de mi mamá, hasta cuando se la llamaba, cuando se intentó suicidar tomo todas las pastillas de mi mama lo llevaron al hospital, incluso estando ellos separados el venía y se metía no más a la habitación de ella él tenía la llave” SIC. En relación al día del hecho, prosigue relatando la Sra. J S que se comunicó telefónicamente con su madre la SRA. C, alrededor de las 13:00 hs quien le comentó que estaba en el monte, en compañía del SR. G buscando remedio y yuyo “llanten”, esa fue la última comunicación que tuvo con su madre; luego comenta que aproximadamente cerca de las 16:00 hs se hacen presentes personal de la Policía de Formosa en su domicilio, solicitándole un número telefónico para establecer contacto con su madre, dándole aviso que se desconocía el paradero de la misma: “el oficial me pidió el número y vi al acercarme que tenía el D.N.I. de M y me pareció raro que no tenía el de mi mamá, y que ella esté desaparecida me tomo por sorpresa, para mí era imposible si yo hable con ella, fuimos al basural a buscarla, luego a la policía a preguntar que pasaba, como hija estábamos preocupadas, había un papel en donde estaban los datos de mi mamá y los de M no; no nos podían decir nada, en ese momento llega él esposado acompañado de tres policías, y le pregunté ¿Qué le hiciste a mi mamá?, y me respondió ya sabes lo que le hice a tu mamá, hasta las 21:00 hs nadie nos dijo nada, solo “el no habla”, no quería decir donde la dejo, luego nos dieron aviso de que había un cuerpo en la morgue, hasta ese momento no caíamos que podía ser mi mamá, sólo pensamos que le dio un cuchillazo o que estaba por ahí tirada, después nos enteramos que la mató en un lugar y llevo su cuerpo hasta otro lugar. Ahora está en la cárcel de Las Lomitas como un rey cuidado por sus dos hermanos que también están ahí alojados” SIC. A H A, manifestó que tenía una relación muy estrecha con la SRA. C, “la veía como una madre” SIC, con respecto a la relación de su suegra y el SR. M afirma que existían muchas discusiones de manera constante: “me mostró una cicatriz que tenía en el brazo de arma blanca que le hizo M, la semana anterior a su muerta, la espiaba, le seguía a todas partes, y me contaba M que “no sabía que hacer porque le perseguía”, tenían su tiempo de terminar pero el seguía trayendo su ropa para que le lave y planche, era muy rara su relación a lo último compraba los alimentos y las frutas, pero ella ya no quería tener intimidad con él, un mes por ahí hace que estaban separados pero él no la dejaba en paz, la seguía, intentó suicidarse y eso” SIC.
A fojas 87 se encuentra la EXPOSICION Nº 66/17-P.T. realizada por la SRA. M B C en fecha 07/04/2017 ante la Comisaría de la Localidad de Pozo del Tigre, quien expuso que se hace presente a los efectos de hacer constar que vivió en pareja durante 10 años con el ciudadano M A G, de 40 años de edad, y con el cual no tuvo ningún hijo en común, que luego ya de una mala convivencia con esta persona, hace un mes que se retiró del domicilio yendo a vivir al Barrio L.., inmediaciones al Instituto, pero que en forma constante sigue yendo a su domicilio ya que habían terminado en buenos términos y sin realizar ningún tipo de trámites, pero que en las últimas semanas este a estado cambiando de conducta insistiéndole en querer regresar a vivir con la dicente y obteniendo siempre negativas, por lo cual se aduce que se quitará la vida en el domicilio de la dicente que va a ser culpa de ella por lo que desea hacer constar mediante la presente, la situación ante cualquier tipo de eventualidades ya que fuera de esto nunca le hizo algo ni la amenazó a la dicente por lo cual lo sigue admitiendo en la casa, si en caso de ser necesario dará aviso y radicará denuncia en caso de ser necesario.


A fojas 91 luce el Oficio Nro. 81/2017 cursado por el Juzgado de Paz de Menor Cuantía de la Localidad de Pozo del Tigre, mediante el cual se hace saber que ante ese Juzgado no se registran actuaciones algunas entre G M A y C M B.


A fojas 94/136 se encuentra el INFORME TECNICO Nº 10/17 D.C.P.L.L. remitido por la Policía de la Provincia de Formosa respecto al Informe de Tipo Ocular, tomas fotográficas y croquis ilustrativo captadas en el lugar del hecho, del cual se secuestran del lugar del hecho, refiriendo en los INDICIOS Nº 1º a 7º, agregando que teniendo en cuenta los indicios constatados, señalizados y fijados en el desarrollo de la inspección ocular, como así del levantamiento realizado de los diferentes indicios; se puede inferir objetivamente y basado únicamente en estos indicios en que el agresor con la utilización del palo de madera señalizado y secuestrado como indicio Nº 3 asesta un fuerte golpe en el sector frontal de la cabeza de la víctima, en circunstancias que la misma se encontraba acostada en el suelo en posición decúbito dorsal (presumiblemente derivado por un primer golpe) lo que produce que en el suelo se estampe el diseño circular de la cabeza; y en los laterales de este diseño (suelo) se registre la pérdida de sangre (indicio Nº 1); y producto del golpe mortal se produce el astillamiento del cráneo; señalizando como Indicio Nº 2, a tres fragmentos óseos con manchas sanguinolentsa atribuibles al cráneo de la víctima. Que luego de esto, el imputado se deshace del palo de madera arrojándolo entre las malezas, y alza a la víctima en sus brazos, teniendo en cuenta la acumulación de sangre y partículas encefálicas localizadas en el sector frontal izquierdo de la camisa de grafa azul constatada en el sector superior de la posición final del cuerpo de la víctima. Que una vez en sus brazos la traslada por el sendero hacia el cardinal Oeste, encontrándose a 49 metros de distancia del primer indicio, una acumulación hemática y restos óseos similares a los primeros; para continuar el traslado hasta ponerla en la posición final en que fuera hallado el cuerpo, cubriéndola con la camisa de color azul; situándola a una distancia total de 78 metros del primer indicio.


A fojas 137/151 se encuentra el INFORME PERICIAL REMITIDO POR EL CENTRO DE INVESTIGACIONES FORENSES, correspondiente al análisis practicado al equipo de telefonía celular incautado en marras.


Que engrosa el plexo probatorio el INFORME PSICOLÓGICO DE M A G DE FS. 152/153, donde los facultativos forenses se expiden respecto a los siguientes puntos de pericia: Si alcanza a comprender la criminalidad de sus actos: Al momento de la entrevista el SR. G se encontraba orientado en tiempo y espacio, sin alteraciones significativas a nivel del lenguaje expresivo ni comprensivo, coherente, sin fallas en el curso o contenido del pensamiento y sin rasgos relevantes de ideación delirante. No presenta signos de alineación mental. A partir de ello se considera que el SR. G presenta una capacidad psicointelectual adecuada para comprender la criminalidad de sus actos. Perfil psicológico:Se evidenciaron en el SR. G rasgos de inseguridad, inmadurez emocional, infantilismo, signos de retracción o inhibición de sus emociones. Es una persona con escasa capacidad de simbolización o abstracción, que maneja su pensamiento a nivel concreto, sin recursos emocionales para enfrentar y resolver sus conflictos internos o externos. El mismo hizo referencia a diversos aspectos en el desarrollo de su vida que denotan intensas carencias afectivas, abandono emocional, malos tratos, vulnerabilidad familiar y la existencia de violencia en sus vínculos primarios. El SR. G no asistió a la escuela en ningún momento, afirma que solo aprendió a firmar; desde los once años se vio obligado a realizar trabajos de campo, deambulando por distintos lugares. A partir de la evaluación realizada se evidenciaron en él indicadores de fallas en su inseguridad yoica y en sus recursos adaptativos. Presenta marcadas limitaciones para utilizar el lenguaje y el pensamiento verbal de un modo simbólico; fallas en sus mecanismos defensivos, en su análisis e interpretación de la realidad (dificultad para diferenciar los estímulos que provienen del medio externo y las sensaciones que provienen del mundo interno), y en el manejo y control de sus impulsos (limitada capacidad de adoptar conductas sustitutivas). Es una persona emocionalmente retraída, con tendencias al aislamiento, con una estructura de pensamiento rígida y limitada capacidad cognitiva. Sus características de personalidad dan cuenta de un sujeto con carencias afectivas intensas en el periodo de formación de su identidad, emocionalmente vulnerable, y sin recursos emocionales defensivos suficientes para enfrentar y resolver sus conflictos internos. Si resulta peligroso para sí o para terceros: Al momento de ser entrevistado no se evidenciaron indicadores significativos que denoten peligrosidad para sí o para terceros. Se debe tener en cuenta que la conducta anteriormente desplegada por el mismo se desarrolló en un contexto vincular particular. Si presenta signos de patología psíquica: Al momento de la entrevista no se evidenciaron indicadores psicointelectuales que denoten trastornos de carácter permanente en su vida psíquica. No presenta signos de alineación mental.


DECLARACION INDAGATORIA DEL IMPUTADO:


Intimado del hecho que se le endilga en sus circunstancias de tiempo, lugar y modo e informado de las garantías constitucionales que le asisten M A G a fojas 93 se abstuvo de prestar declaración indagatoria.


VALORACION DE LAS PRUEBAS:


Que, considero solvente el caudal probatorio reunido para tener por comprobados -con el grado de vehemencia necesario para ésta cautelar- los hechos enmarcados en el ítem “conducta atribuida”, como así también la vinculación subjetiva del encartado M A G con la plataforma fáctica de la imputación objetiva, de conformidad a lo que paso a exponer.


Que, ha quedado acreditado con el grado de convicción propio del transito procesal de la causa, que en horarios cercanos a las 16:00 horas del día 09 de Abril del año en curso, a un -1- kilómetro cardinal este del acceso principal de la localidad de Pozo del Tigre, e ingresando desde la Ruta Nacional Nro. 81; M A G -mediando violencia de genero- le aplicó golpes con un trozo de madera (palo) a la quien fuera su pareja -Sra. M B C-, primordialmente en la zona de la cabeza y mas precisamente en el sector de la frente; provocando el deceso violento, para luego cargar el cuerpo de la victima hasta el lugar donde fué finalmente encontrada, ya sin signos vitales.


Que establecida la base fáctica, estimo acertado realizar un breve análisis respecto de la figura penal incriminada, esto es el delito denominado como “homicidio calificado” previsto en el Art. 80 Incisos 1º y 11º del Código Penal Argentino, para luego adentrarnos aun mas en la conducta del imputado en particular y verificar en la especie -previo tamiz del caudal probatorio por la sana critica racional- la adecuación del accionar con el tipo penal endilgado.- Que en el orden indicado, se advierte por un lado que el Primer Inciso del Art. 80 prevé -entre varios supuestos- el acaecimiento del hecho delictivo entre ex-conyuges, o la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mientras que el Inciso 11º del mentado Art. 80 estipula la agravante cuando el hecho es perpetrado por un hombre y mediare violencia de genero. Con el transito de la presente pesquisa, no quedan dudas de la relación existente entre M A G y M B C, evidenciándose que al momento de los hechos investigados habían mantenido una relación de pareja. De idéntico modo, el devenir de la causa no deja lugar a hesitación alguna sobre el contexto de violencia de género, en el cual se desarrolló el evento criminis. Es por lo tanto que estimo que en el sub-judice se encuentran satisfechos los requisitos objetivos y subjetivos que engloban a las figuras penales contenidas en la normativa supra citada, esto es, los Incisos 1º y 11º del mencionado Articulo 80 del Código Sustantivo.


Que adentrados al análisis ponderativo propiamente dicho, vemos que la materialidad del hecho se encuentra contenido en las Actas de fojas 02/03, la de fojas 11, y primordialmente en el Certificado Estadístico de Defunción (fs. 13) e Informe Medico Forense N.º 88/17 (fojas 46/48). Así, en el primer instrumento se hizo contar que la defunción de M B C se debió a “...TRAUMATISMO CRANEO FACIAL SEVERO ABIERTO CON PERDIDA DE MASA ENCEFALICA, FRACTURA DE CALOTA CRANEANA, BASE DE CRENO Y MACIZO FACIAL – SHOCK NEUROGENICO AGUDO -PARO CARDIORESPITARIO TRAUMATICO...FUE POR HOMICIDIO...TRAUMATISMO CONTUSO...”. Lo cual resulta congruente con el tenor del Informe Medico Forense N.º 88/17, que glosa a fojas 46/48, correspondiente a la Autopsia Completa, Metódica, Sistemática e Ilustrada realizada por los profesionales del Cuerpo Medico Forense del Poder Judicial de ésta Provincia, donde se asentara en idénticos términos la aludida causal de defunción.


En abono a lo expuesto hasta el presente, cabe detener la exégesis en el Informe del Cuerpo Medico Forense de referencia, dado que evoca entre sus conclusiones que el tiempo del óbito hasta el inicio del procedimiento de la necropsia data de unas 4 a 5 horas aproximadamente, habiéndose iniciado el mismo a las 21:00 horas del 09/04/2017. Dicho aspecto no es una cuestión menor, pues nos encuadra temporalmente -y con estricto rigor científico- en el interregno que se estipula como de acaecimiento del injusto bajo examen. A su vez, consigna la Autopsiante que las lesiones que constatase en la victima poseen la idoneidad lesiva para determinar el óbito, a consecuencia de traumatismo abierto de cráneo con lesión directa de la masa encefálica.


Que, nuevamente debemos colasionar, la compatibilidad resultante entre el Informe de Necropsia y el injusto enrostrado al nocente, es decir la plena correspondencia entre los datos revelados por el equipo del Cuerpo Medico Forense al momento de efectuar el procedimiento de Autopsia y la acción desplegada por el traído a proceso, consiste en la aplicación de golpes con un trozo de madera (palo) en una zona vital del cuerpo de la victima. Cabe mensurar que desde una apreciación objetiva de los hechos, conforme el análisis de las evidencias halladas en la inspección ocular, el efecto secuestrado en la causa y tenido en miras como el arma homicida -trozo de madera (palo)- se presenta como un elemento idóneo para ocasionar el deceso de la victima C; tal como se desprende del punto 5.- apartados B), C) y D) de las conclusiones arribadas por el Perito Licenciado en Criminalística Lucio Ricardo GOMEZ, y expuestas en el Informe Técnico N.º 10/17 D.C.P.L.L., que rola a fojas 94/103.


Es entonces pues, que las heridas con traumatismos sufridas por la victima como consecuencia del certero golpe que en la cabeza le propinó el acusado son la causa eficiente de la muerte de M B C.


En relación a la lesión que provocara el desenlace fatídico, dable es indicar que en el caso bajo estudio se trata de los golpes aplicados por el interfecto con el elemento contundente (un palo), y que la victima detentaba en la zona de la cabeza, mas precisamente en la parte de su frente, cuando fue hallada sin signos de vida en el sector de monte, en cercanías a la localidad Pozo Tigrense de nuestra Provincia. Ello encuentra asidero -una vez más- en las conclusiones de la galena forense que examinó el cuerpo el día del hecho (Examen Medico de fojas 46/48), y en el Informe Estadístico de Defunción ya citado, habida cuenta de la causal de muerte informada, las características de la fuerza ejercida en el golpe aplicado sobre la humanidad de M B C, y el objeto encontrado en adyacencias al lugar del ilícito, lo que resulta ser idóneo para producir el resultado disvalioso analizado en sub-lite.


Que respecto a la vinculación subjetiva del encausado, la misma surge del cotejo integral y congruente de todos los elementos probatorios recopilados en autos. En este sentido, se tornan relevantes las distintas deposiciones colectadas a lo largo de la pesquisa, tanto en sede policial como judicial, siendo vital poner de sobresalto que existen declarantes que relataron haber visto a la victima y al victimario conduciéndose juntos hacia el lugar del hecho, momentos temporales muy previos al de establecido como el del acaecimiento material del ilícito.


Ergo, son éstos dichos los que enlazan al encausado con el hecho que conforma la plataforma fáctica de la imputación, pues lo ubican temporo-espacialmente en el teatro criminis, en fecha y horarios que fueran sindicados como de ocurrencia del suceso que nuestra atención convoca. El correcto escrutinio de los dichos plasmados por los distintos deponentes del sub-judice no deja margen a la admisión de otra conjetura, exhibiendo a la postre a M A G como quien practicara la gobernabilidad de la conducta homicida.


En sustancia, es de vital importancia el Acta de fojas 01, aunado a lo expuesto por T M H (fojas 21), indicando la libre y espontánea manifestación efectuada por el traído a proceso, ya que refuerza la conducta asumida por G ex post al desarrollo del hecho objeto de investigación. Obsérvese que el testigo T relató desempeñarse como personal policial, y hallarse con prestación de servicios en la Comisaría de Pozo del Tigre, al momento en que el imputado M A G se hizo presente en la guardia de prevención, instantes posteriores al acaecimiento del hecho (16:30 horas estimativamente), manifestando textualmente “...haber matado a su esposa, la Señora M B C...”, lo cual es congruente con el tenor del Instrumento de fojas.


Que, tiene lugar dejar en claro que tanto el Acta de fojas 01 como la Testimonial de fojas 21, lo que hacen es volcar la percepción de la realidad que llega a conocimiento de la Autoridad Preventora, habiéndose instrumentado bajo los recaudos legales que el ceremonial impone para la confección de dichas diligencias (Actas y Declaraciones Testimoniales), y no vulnerando en efecto garantía constitucional alguna. Es menester acotar, lo cristalino del contenido de sendas probanzas, que hacen alusión a una manifestación voluntaria, libre y no compulsiva por parte del encartado.


Que prosiguiendo, la versión del ciudadano T, encuentra asidero -a su vez- en lo esbozado por A J C (fojas 23), quien relata que el 09 de Abril del año en curso, a las 14:00 horas aproximadamente, vió cuando victima y victimario se desplazaban juntos en dirección hacia donde ulteriormente se desplegara el acontecimiento aquí dilucidado, explicitando nítidamente que luego se enteró que el interfecto “...la mató a palos...” (Textual). Ya en sede Tribunalicia, a sabiendas de las penalidades con que la Ley conmina a quienes se pronuncian con falsedad en sus Testimonios, y bajo juramento de Ley, el testigo A ratificó in totum la deposición vertida en sede policial, reconociendo la paternidad gráfica de la firma estampada en el Acta que intrumentó la mentada Declaración de fojas 23.


Que en idéntica tónica se enmarca lo declarado por P J A (fojas 27), en tanto y en cuanto refirió que tomó conocimiento por parte de su conocido A alias “gordo” de que en horarios del medio día de la fecha del injusto, “...M y su pareja habían pasado por el sector hacia la ladrillería...”. Con lo cual, va de suyo, que ésta testifical no solamente dota de credibilidad a la aludida testimonial de J C A, sino que se erige en un elemento convictorio más, que refuerza la localización del imputado junto a la victima, en el lugar del asesinato.


Que en este orden de ideas, constriñen también al encartado G M A las referencias dadas por la ciudadana S M J (fojas 19), habida cuenta que asegura haber mantenido una conversación telefónica con su madre -M B C- en el interregno horario cercano a las 13:00 horas del día del suceso criminis, donde CAMPOS comentaba que se encontraba en el monte buscando “chanten”, expresión que se utiliza para la denominación de una hierba con uso medicinal en ésta región. Dichas hiervas (yuyos medicinales) se pueden observar en las imágenes iconográficas glosadas a fojas 109 de autos; lo que dota de verosimilitud a la testifical bajo examen. Sumado a ello, es crucial advertir que la prenombrada testigo fué contundente al versar sobre el cuadro de violencia de genero existente entre victima y victimario.


Que corresponde resaltar, que siendo las 13:00 horas del día del hecho, la hija de la victima afirma haber mantenido una comunicación telefónica con ella, donde C manifestó encontrarse “...en el monte en compañía del Sr. G, buscando remedio yuyo “llanten”...” Que cabe sopesar que el lugar donde el encausado decidiera ultimar a CAMPOS dificulta la colección de testigos directos, pues se trata de una zona de montes que, si bien se enclava en forma contigua al casco urbano de la localidad Pozotigrense de ésta Provincia, se encuentra alejada de toda mirada de posibles ocasionales transeúntes. De lo que se extrae, la posición de privilegio que cabe dispensar a los dichos de los testigos que vieron juntos a la victima y victimario, dirigirse hacia el sitio donde se desarrollara el evento investigado en horarios cercanos al sindicado como de ocurrencia material del ilícito.


Por lo demás, el Acta de Constatación e Inspección Ocular (fojas 02/03) permite arribar a la reconstrucción de los hechos, al consignar con circunscripta precisión el lugar del evento, como arribar al mismo ingresando desde la Ruta Nacional Nro. 81, el escenario del lago hemático con acumulación de considerables coágulos de sangre donde tuvo lugar la aplicación del golpe mortal, con mas el lugar donde luego fue hallado el cuerpo de la victima M B C, como asimismo la incautación del elemento trozo de madera (palo) usado por G como elemento para producir el óbito.


Que so pretexto de resultar abundante, no puedo dejar de mencionar que el Acta en ciernes refleja la utilización del palo -que fuera a posteriori incautado- por parte del acusado, y el desplazamiento del cuerpo de la victima por la zona boscoza, desde el lugar donde el imputado le aplicara el golpe mortal hacia donde finalmente la dejó recostada en el suelo. La camisa con cual la parte superior del cuerpo de la victima estaba tapada al momento de ser encontrada sin vida, se trata de una camisa de hombre color azul, acorde a lo estipulado en el Acta (fojas 02/03) y fotografías (fojas 116 a 120, entre otras). La victima no llevaba puesta dicha prenda, sino que lucía sus propias vestimentas, estimando -ante tal concierto- que la camisa aludida es de propiedad del imputado, encontrándose pendientes aún los resultados de estudios moleculares comparativos de ADN, que -con estricto rigor científico- confirmen la fundada sospecha arribada por ésta.
Que, junto al Acta de Constatación e Inspección Ocular (fojas 02/03) ya ponderada, engrosan también el plexo cargoso el Acta de Extracción de muestras mediante técnica de hisopado practicada al palo interdictado en marras (fojas 06), el Acta de Extracción de Sangre y Orina (fojas 09), y el Acta de Necropsia (fojas 11). Es entonces, que resultan de tamaña importancia las probanzas de referencias, habida cuenta que captan los procedimientos efectuados in situ por las autoridades policiales y comisión judicial forense; reflejando el óbito, su causa y enderazando la autoría sobre la persona del traído a proceso. No puedo soslayar que el Instrumento de fojas 02/03 retracta de manera acendrada el escenario fáctico, cristalizando la labor de la Prevención ejecutada en un primer momento en la pesquisa que motivó la constitución de los funcionarios policiales y judiciales en el lugar del hecho, y seguidamente las acciones que se llevaron a cabo por los profesionales idóneos, para la recolección de todas las evidencias en torno al crimen.


Que huelga amalgamar, que en el Acta de fojas 02/03 se encuentra detallado el accionar desplegado, efectuado en presencia de dos testigos hábiles, rubricada por éstos como así por el personal policial interviniente, lo cual evoca lo fidedigno del procedimiento instaurado por la fuerza Policial Provincial, a la vez que presupuesta la satisfacción de los requisitos que el código de rito estipula para la confección del Instrumento.


Que además, el ciudadano C F M (fojas 56) declaró haber presenciado todo el procedimiento, el hallazgo del palo que fuera secuestrado, la realización de los hisopados, reconociendo las firmas insertas y fundamentalmente ratificando el contenido de las Actas de fojas 02/03, 06 y 11, ungiendo de la certeza necesaria para arribar al grado convictorio de que realmente los acontecimientos tuvieron lugar en el mundo real tal cual fueron plasmados.- Que atañe también observar que no existen suspicacia alguna sobre la relación de pareja que existió entre G y C, como tampoco que en el momento del hecho medió violencia de genero, tornando plenamente operativa la subsución legal del hecho en las previsiones de la Ley 26.791, que modificara oportunamente, y entre otros, los Incisos 1º y 11º -ambos- del Articulo 80 del Código Penal.


Y digo ello, por cuanto se enaltece de las pruebas legalmente incorporadas a la causa que el imputado mantuvo una relación de pareja con la victima M B C, que data de unos 10 años aproximadamente, y que se hallaba deteriorada al momento del evento criminis. Durante ella, primordialmente en el último interregno temporal próximo al hecho reputado delictuoso, M A G realizaba actos de despliegue de poder y sometimiento hacia la victima, con malos tratos verbales e insultos no solamente infringidos directamente hacia la persona de C, sino también hacia sus descendientes directos (hijas/os).


Que las situaciones de hostigamientos y persecución, que incluyeron la ruptura de objetos materiales de la vivienda donde se encontraban G y C, evidencia la agresividad moral y psicológica ejercida por el sujeto activo de autos sobre su pareja o ex-pareja, ubicándolo en una situación de notoria preeminencia por sobre la condicionada mujer, y coronando los episodios dañosos con el mayor acto de menoscabo físico, constitutivo del golpe fatídico que le costara la vida a M B C.
En puridad, la relación de pareja o ex-pareja entre G y C; como también el renombrado contexto de violencia de genero que medió en el despliegue de la conducta enrostrada al nocente, se desgaja prístino de las Declaraciones Testimoniales de S M J (fojas 19), T H (fojas 21), J C A (fojas 23 y 57), P J A (fojas 27), y G J J (fojas 29); pero fundamentalmente de Nota Nro. 225/17 (fojas 64/73) e Informe Psicológico Nro. 81/17 del Cuerpo Medico Forense (fojas 152/153).


Desde ésta óptica, todos los testigos aludidos en el párrafo precedente se refieren a la relación de pareja o ex-pareja mantenida por G y C, evidenciándose ademas en los dichos de S M J el marco de violencia que rodeaba el vinculo aludido. Ahora, abonan ese contexto de violencia de genero la Nota de fojas 64/73 que fuera cursada a ésta Magistratura, dando cuenta del abordaje que hicieron los profesionales (Abogada, y Licenciadas en Obstetricia, en Psicología y en Trabajo Social) de la Secretaría de la Mujer del Gobierno de la Provincia de Formosa.


En lo que aquí interesa, dicho Instrumento (fojas 64/73) exhibe que G estuvo en pareja con C, con el cual no ha tenido hijos pero sí ha perdido dos gestaciones desconociéndose los motivos, relatando que las entrevistas practicadas a las hijas de la victima arrojan que existían muchas peleas entre ambos, porque C mimaba mucho a su hijo de trece años y eso a él lo ponía muy celoso. Ademas existían peleas y golpes, consignándose literalmente que él “...la amenazó de matar a alguien de la familia a “palos”...”.


Que resulta revelador el Informe aludido en el párrafo anterior, en tanto hace alusión a que la victima había mostrado una cicatriz provocada por el encausado con un arma blanca en el brazo, una semana antes del hecho reputado delictuoso, para luego evidenciar textualmente que “...la semana anterior a su muerte, el la espiaba, le seguía a todas partes, y le contaba M que no sabia que hacer porque le perseguía...ella no quería tener intimidad con él, un mes por ahi hace que estaban separados pero él no la dejaba en paz, la seguia...”.


Que refuerza la hipótesis incriminatoria el Informe del Centro de Investigaciones Forenses (CIF) obrante a fojas 137/151, donde el registro de mensajes de texto y de llamadas entrantes y salientes del celular correspondiente a la victima dan cuenta de que existió comunicaciones -una llamada telefónica y mensajes de textos- entabladas entre ella y su hija la Sra. S M J, y de cuyo contenido surge que M B C se hallaba en el monte buscando remedio de yuyo “chanten”. No es de menor entidad, resaltar que S M J en su deposición de fojas 19 refiere expresamente que la numeración de su equipo de telefonía celular es “3704-...”, al cual justamente es donde se cursan las comunicaciones aludidas, y desde el equipo secuestrado en la escena del crimen. Empero, si bien es cierto que las fechas y horarios de tales comunicaciones no se condicen con los del evento delictuoso, no es menos verdad que ello puede responder a una desconfiguración del sistema del equipo de telefonía celular remitido a pericia, siendo de todas formas totalmente compatible con la versión expuesta por la referenciada testigo S M J.


Que es preciso memorar en torno al Informe del CIF que el Oficio 619/17 (registro de este Juzgado) que comunica los puntos de pericia ordenados por ésta Judicatura, circunscribe claramente el análisis al periodo comprendido entre el 06 al 09 de Abril del corriente año, con lo cual encuentra explicación nuevamente la incompatibilidad de fechas y horarios que arroja el analisis forenses con los del hecho en sí, no descartando por ello que hayan tenido lugar, tal como lo detallara oportunamente la Sra. S M J.


Que por su parte, el Informe Nro. 81/17 del Cuerpo Medico Forense de ésta Circ. Judicial (fojas 152/153), correspondiente a la pericia psicológica realizada al Nocente, da cuenta que se evidenciaron en G rasgos de inseguridad, inmadurez emocional, infantilismo, signos de retractación o inhibición de sus emociones. Es una persona sin recursos emocionales para enfrentar y resolver sus conflictos internos o externos. Evoca la entrevista que “...se evidenciaron en él indicadores de fallas en su integridad yoica y en sus recursos adaptativos….fallas en sus mecanismos defensivos, en su análisis e interpretación de la realidad (dificultad para diferenciar los estimulos que provienen del medio externo y las sensaciones que provienen del mundo interno), y en el manejo y control de sus impulsos...” (El distingo en letras negritas es autoria del Infrascripto).


Que del referido Informe, se vislumbran dos cuestiones centrales. La primera, que al abordar la entrevista clínica, el cuestionario desiderativo y los distintos tests (de L. Bender y Gráfico Proyectivo) aplicados por la Licenciada Psicóloga Forense, el imputado denota “fallas” en su integridad yoica que equivale decir que presenta dificultades en la integración del pensar, sentir y hacer; como también en el manejo y control de sus impulsos. Además, la profesional integrante del C.M.F. recomienda tener en cuenta que la conducta anteriormente desplegada se desarrollo en un contexto vincular particular. En relación a ésto último, debemos tener memorar el cuadro de violencia de genero existente en órbitas de la relación de pareja o ex-pareja mantenida entre la victima de autos y el sujeto activo, trasluciéndose dicha cuestión en las conclusiones a las que arribara la psicóloga forense, pues justamente el desenlace fatídico tuvo lugar en ese contexto particular.


Que finalmente no existe coartada que haya sido esgrimida por el imputado M A G, permitiendo reproducir ex-post la secuencia de los hechos, en algún sentido diferente al asignado por ésta Magistratura luego del tamiz de todos los elementos de pruebas colectados.


Que como corolario, en el escrutinio de todo el caudal probatorio, este conlleva al Judicante a engendrar el grado de vehemencia, propio del estadío procesal en curso, sobre el acaecimiento del hecho que conforma la plataforma fáctica de la imputación, permitiendo -a su vez- excogitar válidamente la intervención del traído a proceso en el mismo.


Sucede así que el cuadro probatorio antes reseñado me crea un grado de convencimiento, respecto a la materialidad delictiva y de la participación de M A G en la comisión del hecho ilícito que se le enrostra. De anverso no cuento con otra hipótesis que permita desvincular al nombrado respecto al hecho investigado, por cuanto no se han incorporado elementos de juicio que hagan a su defensa.


El imputado actuó con conocimiento de la prohibición contenida en la norma explícita en el tipo penal que se le imputa, es decir que sabían que estaba prohibido atentar contra la vida de una mujer para causar la muerte, agravándose por la circunstancia de se trata de su pareja o ex pareja y ademas mediando violencia de genero, por lo cual no obstante exigírsele que se motivara en razón de la norma y actuara conforme a derecho no lo hizo, sin que estuviera bajo alguna situación de coacción o de reducción de su ámbito de libertad que le impidiera motivarse en las normas. El resultado fue querido y en tal sentido asumió en plenitud los riesgos propios de un accionar ilícito que decidió y optó por llevar adelante.


CALIFICACIÓN LEGAL:


A los fines de la correcta subsunción legal del hecho sub-examine permítaseme practicar unas breves consideraciones. En el norte trazado, el régimen normativo en cuestión -y a aplicar- es la consecuencia directa o respuesta asignada a los compromisos que ha asumido el Estado Argentino en el orden internacional y dentro del marco de los Convenios Internacionales en materia de Derechos Humanos, hoy con rango constitucional (Art. 75 Inc. 22 de la CN).


Desde ésta óptica, ante el cambio de paradigma operado a partir de la reforma constitucional del año 1.994, toda violencia contra las mujeres es considerada violación a los derechos humanos, pues se le otorgó jerarquía constitucional a once instrumentos incorporados al Art. 75 Inc. 22 de la CN. Entre ellos, la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer -CEDAW-, con el objeto de erradicar cualquier tipo de discriminación contra las mujeres. Nuevamente la jurisprudencia recoje la normativa que engloba la cuestión y señala que “...dado su persistencia vulnera el principio de igualdad y el respeto a la dignidad humana, dificultando la participación del colectivo mas numeroso que tienen todas las sociedades -mujeres, niñas, adolescentes, ancianas- a la participación en la vida del país, en igualdad de condiciones con los varones...” Causa Nro. 14.243 C.N.C.P. fallo “Amitrano, Atilio Claudio S/ Recurso de Casación).


Que se aprobó también en el derecho interno la “Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer” (Convención de Belem Do Pará, Ley Nro. 24.632), y en lo que aquí interesa su Art. 1º dice “Para los efectos de esta Convención debe entenderse por violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su genero, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito publico como privado”. Mientras que el Articulo 7º refiere que “...Los Estados Partes condenan todas las formas de violencia contra la mujer y conviene en adoptar, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, políticas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar dicha violencia y en llevar a cabo lo siguiente….b) actuar con debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la mujer..”


Que a su vez el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer, aprobado por Ley Nro. 26.171 se refiere a la cuestión de genero al condenar la discriminación contra la mujer en todas sus formas. Posteriormente en fecha 11/03/2009 se sanciono la Ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales, promulgada como Ley Nro. 26.485 en el mes de Abril del año 2.009.- Finalmente, el desarrollo progresivo de la temática culmina con la sanción de la Ley 26.791 -en el año 2.012- que reformo el Código Penal Argentino al incorporar el Art. 80 Inciso 11º entre otras figuras la figura denominada como “Femicidio”, agravando tambien aquellos homicidios -como lo es el presente caso-.


Que, el máximo Tribunal de nuestra Provincia se ha expedido en torno a la cuestión, a través del FALLO N.º 4066 Tomo 2.013, categóricamente en los siguientes términos: “...Teniendo en consideración que hoy la violencia contra las mujeres es considerada una violación de los Derechos Humanos, dicha circunstancia no puede ser soslayada a los efectos del análisis del delito que nos ocupa. Tal como lo preceptúa el artículo 3 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará, aprobada por Ley 24.632) “toda mujer tiene derecho a una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado”. Además, estas directrices internacionales, a nivel nacional se plasman en la Ley 26485 (Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales), que plantean como objetivos promover y garantizar el derecho a la mujer a vivir una vida sin violencia (art. 2) y, específicamente, a preservar su integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial (art. 3 inc. c). A través de estos instrumentos normativos se busca encontrar medidas concretas para proteger el derecho de las mujeres a una vida libre de agresiones y de violencia, tanto dentro como fuera de su hogar y núcleo familiar. Con ello, se pretende hacer visible la violencia sistemática y generalizada que sufren las mujeres por el hecho de ser tales, para así combatir su aceptación y naturalización cultural….”


Que así planteada la cuestión, el bloque normativo y jurisprudencial traído a colasión, y efectuado el análisis minucioso de las presentes actuaciones, autorizan al Judicante aseverar -sin hesitación alguna- que la conducta endilgada al encausado M A G emana del ataque que le propinase a su propia pareja o quien al momento de los hecho había -al menos- mantenido una relación de pareja, causándole el óbito a M B C en un comprobado contexto de violencia de genero, lo que torna aplicable las hipótesis regladas en los Incisos 1º y 11º del Art. 80 del Catalogo Punitivo Argentino.


Ahora bien, atento a la normativa endilgada al acusado, corresponde adentrarnos al análisis concreto de los Incisos 1º y 11º del Art. 80 del CP. Así, el primer inciso de referencia no arroja mayores dificultades, pues el concierto de voluntades del Congreso exhibe a la reforma introducida a través de la Ley 26.791, con una redacción cristalina, lo que en la praxis Tribunalicia permite abarcar la mayor cantidad de situaciones en las que la conducta del Art. 79 del Código Penal deba ser agravada por perpetrarse contra “...la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia….”.


Consecuentemente, barajadas las constancias incorporadas a la causa no surgen dudas respecto de dicho tópico, toda vez que efectivamente al momento del hecho endilgado a M A G, existió una relación de pareja entre él y la victima M B C.


A su vez, en lo que concierne a la agravante del Inciso 11º del citado Art. 80 del CP, pertinente es aclarar que la calificante en ciernes, se trata de un homicidio como cualquier otro, empero con la diferencia de que el sujeto pasivo es una mujer, perpetrado en un determinado contexto de “violencia de genero”, cual es justamente el fundamento de la mayor punibilidad de la conducta, y el sujeto activo necesariamente debe ser un hombre. De aquí que el homicidio de cualquier mujer, en cualquier circunstancia, no implica siempre y en todo caso “femicidio”, sino solo aquella muerte, provocada en un ámbito situacional especifico, que es aquel en el que existe una situación y sometimiento de la persona de sexo femenino hacia el de sexo masculino, “basada en una relación desigual de poder” (BUOMPADRE Jorge E. en la obra “VIOLENCIA DE GENERO, FEMICIDIO Y DERECHO PENAL” Ed. Alveroni, Cordoba, 2013, Paginas 154/155).


Para circunscribir el concepto de “violencia de genero”, elemento normativo del tipo, es necesario remitirse a la mentada Ley Nro. 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los Ámbitos en que Desarrollen sus Relaciones Interpersonales, que en su Articulo 4º reza: “Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito publico como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual económica o patrimonial, como así también su seguridad personal….”


Que también, para lograr una interpretación adecuada de la norma del Inc. 11º debe asociárselo con el concepto “violencia de género”. Al respecto, se ha dicho que tal conceptualización es “...una noción que, a diferencia de la idea de “odio de género” no repara en la cuestión biológica de la condición orgánica masculina o femenina de hombres y mujeres, sino en el aspecto cultural de la construcción de roles que derivan de las estructuras sociales de naturaleza patriarcal, en las que un aprendizaje cultural de signo machista ha consagrado desigualdades entre una “identidad masculina” y un subordinado conjunto de rasgos inherentes a “lo femenino….” (AROCENA Gustavo – CESANO Jose in opus “El Delito de Femicidio, Aspectos politicos-criminales y analisis dogmatico juridico” Ed. B de F, Buenos Aires -Montevideo, 2013, Pagina 89.)


Que, por otra parte, si bien es cierto que no se encuentran estipuladas en forma taxativa, acabadamente descriptas las acciones que encuentran su enmarque típico en la normativa del Art. 80 Inc. 11º del CP, éstas dimanan de ciertas características que podrían denominarse generales o constantes, cuales son a titulo ejemplificativo: el control de la mujer, como sinónimo de posesión y con la idea de dominarla; los celos patológicos; el aislamiento de la víctima de su familia y amigos para perpetuar la violencia; el acoso que embota las capacidades críticas y el juicio de la ofendida; la denigración, las humillaciones y las indiferencias ante sus demandas afectivas, entre varias otras.


Como corolario de lo expuesto, los constantes episodios de violencia ejercida por el imputado, la sumisión de la victima que constantemente intentaba lograr a traves de seguimientos y aislamiento de sus seres queridos mas cercanos (verbigracia las hijas), las características físicas que denotan una superioridad del sujeto activo, la zona donde perpetrase el homicidio el acusado, la confianza que había generado en la victima para desplazarla hacia ese sitio, y la plena conciencia de que se trataba de un ser del sexo femenino con quien otrora había mantenido una relación de pareja, conforman el conjunto de elementos que establecen la situacion de vulnerable inferioridad de M B C, y que -de hecho- impidieron sus posibilidades de resistencia al letal ataque propinado con un trozo de madera (palo) por parte de M A G.


Que también encuentra plafón la normativa atribuida, en base a la superioridad de fuerzas desplegadas por el victimario hacia la victima. De suerte tal, que el Informe Medico Forense Nro. 69/17 (fojas 43/44), no exhibe lesión alguna de entidad sobre el traído a proceso, y por el contrario el Informe del CMF Nro. 88/17 (fojas 46/48) traduce que en el cuerpo de quien en vida fuera C M B no se observaron signos de lucha y/o defensa, aseverando que el óbito responde al golpe que sufriera la M B C en la zona de la cabeza; lo que contribuye a reforzar la postura asumida por esta Magistratura, respecto de la preeminencia de G sobre la victima.


En suma, se obtiene un predominio del plexo cargoso, de neto tinte incriminante, constituido por el Informe de Autopsia, el Acta de la Inspección Ocular del lugar del hecho, el Certificado Estadístico de Defunción, y las Captaciones Fotográficas, quedando claro que se trató de una muerte violenta. Y ello, aunado a las distintas Declaraciones Testimoniales recabadas, a los Informes Psicológico del Imputado, de la Secretaría de la Mujer e Informe Pericial Informático del equipo de Telefonía Celular, confluyen en entablar con nitidez el contexto de violencia de género que existió al momento del hecho, y tal como lo requiere el núcleo típico del citado Articulo 80 Inc. 11º del Código Penal.


En efecto, se verifican en la especie los elementos objetivos y subjetivos de la normativa endilgada, por lo cual esta Magistratura concluye en que el hecho atribuido a M A G encuadra legalmente en la figura penal de “HOMICIDIO CALIFICADO” previsto y reprimido por los Incisos 1º y 11º del Art. 80 -todos- del Código Penal Argentino, en calidad de autor material y en concurso ideal, conforme los Arts. 45, 54 y concordantes del mismo cuerpo legal. Por cuanto del caudal probatorio reseñado ha podido acreditarse el dolo específico (animus necandi) requerido como elemento subjetivo constitutivo del tipo penal en estudio (querer causar la muerte de una persona del sexo femenino con quien se mantiene o ha mantenido una relación de pareja y mediando violencia de genero), ya que acorde surge de la reconstrucción histórica del hecho, el imputado M A G a sabiendas de que la Señora M B C se trataba de su pareja o ex pareja, y mediando violencia de genero, le sesgo la vida mediante la aplicación de golpes en la zona de la cabeza, con un trozo de madera (palo).


De esa manera M A G conjugó el verbo típico de la normativa ut supra mencionada, conocía las consecuencias y optó por llevar adelante las conductas idóneas tendientes a concretar sus fines.


En orden a lo expuesto precedentemente, esta Magistratura considera que corresponde disponer el procesamiento del imputado CON PRISION PREVENTIVA, en orden al delito atribuido y en consideración a que en caso de futura hipotética condena, debido al quantum de la pena prevista para el tipo penal endilgado, la misma no sería factible de ejecución condicional, resultando aplicables las prescripciones de los Arts. 282, 283, 284 y 288 Inc. 1º, todos del C.P.P.; el FALLO Nº 2746 –en mayoría- del Excelentísimo Superior Tribunal de Justicia de nuestra Provincia y el Art. 174 de la Constitución de la Provincia de Formosa.- Que incumbe además con arreglo a lo prescripto en el Art. 481 del C.P.P. mandar trabar embargo sobre los bienes del incuso M A G, dejando constancia de que en su fijación se observa el principio de mínima injerencia penal establecido por el Art. 3 del mismo cuerpo legal.- Que por lo antes expuesto y citas realizadas;


RESUELVO:


1.- DICTAR AUTO DE PROCESAMIENTO CON PRISIÓN PREVENTIVA respecto de M A G, cuyos demás datos de identidad y condiciones personales obran en el exordio de la presente, como autor material (conf. Art. 45 del C.P.) de la comisión de los hechos que fueran subsumidos legalmente en las previsiones del Inciso 1º, en concurso ideal en función del Art. 54 con el Inc. 11º, del Art. 80 -todos- del Código Penal Argentino, bajo la figura de “HOMICIDIO CALIFICADO”.
2.- TRABAR EMBARGO sobre los bienes del procesado M A G hasta cubrir la suma de PESOS: TRESCIENTOS CINCUENTA MIL ($350.000) librándose el pertinente mandamiento de embargo.
3.- HACER comparecer al prenombrado, a efectos de notificarle personalmente la presente Resolución.
4.- HACER CESAR la intervención conferida a la Dra. MONICA BEATRIZ GOMEZ en el carácter de Defensora Oficial Ad-Hoc, y atento a encontrarse en cumplimiento de funciones la Sra. Defensora Oficial Subrogante Dra. MARTA ISABEL CASTRO, DESE a la Funcionaria nombrada en último término INMEDIATA INTERVENCION DE LEY, en el carácter de Defensora Oficial Subrogante del imputado M A G.
5.- Atento al tiempo transcurrido entre la remisión de efectos secuestrados y muestras para estudio molecular de ADN, habiéndose informado a éste Juzgado que los mismos fueron entregados ya en fecha 06/07/2017 en el Servicio de Genética Forense del Poder Judicial de Entre Rios, REQUIERASE al Sr. Director del Laboratorio de Medicina Forense del C.I.F., tenga a bien INFORMAR nuevamente a ésta Judicatura sobre el estado del diligenciamiento del estudio de ADN referido.
6.- REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE a quienes corresponda. Oportunamente, DESE CUMPLIMIENTO a la Ley 22.117. Continúe el trámite de la causa según su estado.